Salud-Bienestar

¿Qué es la esquizofrenia? ¿Cuáles son las causas?

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que interfiere con la capacidad de una persona para pensar con claridad, manejar las emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás. Es una enfermedad médica compleja a largo plazo que afecta a aproximadamente el 1% de los estadounidenses. Si bien la esquizofrenia puede ocurrir a cualquier edad, la edad promedio de inicio tiende a ser desde la adolescencia tardía hasta los 20 años para los hombres y desde los 20 hasta los 30 años para las mujeres. Es poco frecuente que la esquizofrenia se diagnostique en una persona menor de 12 años o mayor de 40 años. Es posible vivir bien con la esquizofrenia.

Los Síntomas, puede ser difícil diagnosticar la esquizofrenia en adolescentes. Esto se debe a que los primeros signos pueden incluir un cambio de amigos, una disminución en las calificaciones, problemas para dormir e irritabilidad: comportamiento común y no específico de los adolescentes. Otros factores incluyen aislarse y retirarse de los demás, un aumento de pensamientos y sospechas inusuales y un historial familiar de psicosis. En las personas jóvenes que desarrollan esquizofrenia, esta etapa del trastorno se denomina período «prodrómico».

Con cualquier condición, es esencial obtener una evaluación médica integral para obtener el mejor diagnóstico. Para un diagnóstico de esquizofrenia, algunos de los siguientes síntomas están presentes en el contexto de funcionamiento reducido durante al menos 6 meses:

Alucinaciones Esto incluye a una persona que escucha voces, ve cosas o huele cosas que otros no pueden percibir. La alucinación es muy real para la persona que la experimenta, y puede ser muy confuso para un ser querido. Las voces en la alucinación pueden ser críticas o amenazantes. Las voces pueden involucrar a personas que son conocidas o desconocidas para la persona que las escucha.

Ilusiones.  Estas son creencias falsas que no cambian, incluso cuando a la persona que las posee se le presentan ideas o hechos nuevos. Las personas que tienen delirios a menudo también tienen problemas para concentrarse, pensamientos confusos o la sensación de que sus pensamientos están bloqueados.

Los síntomas negativos son aquellos que disminuyen las capacidades de una persona. Los síntomas negativos a menudo incluyen ser emocionalmente plano o hablar de una manera sosa y desconectada. Las personas con síntomas negativos pueden ser incapaces de comenzar o realizar actividades, mostrar poco interés en la vida o mantener relaciones. Los síntomas negativos a veces se confunden con la depresión clínica.

Problemas cognitivos / pensamiento desorganizado. Las personas con los síntomas cognitivos de la esquizofrenia a menudo tienen dificultades para recordar cosas, organizar sus pensamientos o completar tareas. Comúnmente, las personas con esquizofrenia tienen anosognosia o “falta de comprensión”. Esto significa que la persona no sabe que tiene la enfermedad, lo que puede hacer que tratarla o trabajar con ella sea mucho más difícil.

Causas

La investigación sugiere que la esquizofrenia puede tener varias causas posibles:

  • La genética. La esquizofrenia no es causada por una sola variación genética, sino por una compleja interacción de la genética y las influencias ambientales. Mientras que la esquizofrenia ocurre en el 1% de la población general, tener un historial de psicosis familiar aumenta considerablemente el riesgo. La esquizofrenia ocurre en aproximadamente el 10% de las personas que tienen un familiar de primer grado con el trastorno, como un padre o un hermano. El mayor riesgo ocurre cuando un gemelo idéntico es diagnosticado con esquizofrenia. El gemelo no afectado tiene aproximadamente un 50% de probabilidades de desarrollar el trastorno.
  • Ambiente. Se ha demostrado que la exposición a virus o malnutrición antes del nacimiento, particularmente en el primer y segundo trimestres, aumenta el riesgo de esquizofrenia. Inflamación o enfermedades autoinmunes también pueden conducir a un aumento del sistema inmunológico
  • Química cerebral. Los problemas con ciertas sustancias químicas del cerebro, incluidos los neurotransmisores llamados dopamina y glutamato, pueden contribuir a la esquizofrenia. Los neurotransmisores permiten que las células del cerebro se comuniquen entre sí. Las redes de neuronas probablemente también estén involucradas.
  • Uso de sustancias. Algunos estudios han sugerido que tomar drogas que alteran la mente durante la adolescencia y la adultez temprana puede aumentar el riesgo de esquizofrenia. Un creciente cuerpo de evidencia indica que fumar marihuana aumenta el riesgo de incidentes psicóticos y el riesgo de experiencias psicóticas continuas. Cuanto más joven y más frecuente sea el uso, mayor es el riesgo. Otro estudio ha encontrado que fumar marihuana condujo a un inicio más temprano de la esquizofrenia y, a menudo, precedió a la manifestación de la enfermedad.

Para ser diagnosticado con esquizofrenia, una persona debe tener dos o más de los siguientes síntomas que ocurren de manera persistente en el contexto de funcionamiento reducido:

  • Ilusiones
  • Alucinaciones
  • Discurso desorganizado
  • Comportamiento desorganizado o catatónico.
  • Síntomas negativos

Los delirios o las alucinaciones solas a menudo pueden ser suficientes para llevar a un diagnóstico de esquizofrenia. Identificarlo lo antes posible mejora enormemente las posibilidades de una persona de controlar la enfermedad, reducir los episodios psicóticos y recuperarse. Las personas que reciben buena atención durante su primer episodio psicótico son admitidas en el hospital con menos frecuencia y pueden requerir menos tiempo para controlar los síntomas que las que no reciben ayuda inmediata. La literatura sobre el papel de los medicamentos al inicio del tratamiento está evolucionando, pero sabemos que la psicoterapia es esencial.

El tratamiento consiste en medicamentos y terapia y suele ser de por vida e incluir una combinación de medicamentos, psicoterapia y servicios de cuidado especialmente coordinados.

Cualquier persona que haya sido diagnosticada con esquizofrenia debe tratar de trabajar con un profesional de la salud que comprenda sus antecedentes culturales y que comparta las mismas expectativas de tratamiento.

Fuente: National Alliance on Mental Illness

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.