¿Por qué los seres humanos nos besamos en la boca?

Cuando la pasión se apodera de ellos, un beso encierra a dos seres humanos en un intercambio de olores, sabores, texturas, secretos y emociones.

Nos besamos de manera furtiva, lasciva, suave, tímida, hambrienta y exuberante. Nos besamos a plena luz del día y en la oscuridad de la noche.

Nos damos besos ceremoniales, besos cariñosos, besos de aire de Hollywood, besos de muerte y, al menos en los cuentos de hadas, besos que reviven a las princesas.

Puede que los labios hayan evolucionado primero para la comida y luego se hayan aplicado al habla, pero al besar satisfacen diferentes tipos de hambres.

En el cuerpo, un beso desencadena una cascada de mensajes neuronales y sustancias químicas que transmiten sensaciones táctiles, excitación sexual, sentimientos de cercanía, motivación e incluso euforia.

No todos los mensajes son internos. Al fin y al cabo, besar es un asunto comunitario. La fusión de dos cuerpos envía comunicados a tu pareja tan potentes como los datos que te envías a ti mismo.

Los besos pueden transmitir información importante sobre el estado y el futuro de una relación. Tanto es así que, según algunas investigaciones, si un primer beso sale mal, puede frenar en seco una relación que de otro modo sería prometedora.

Mientras se besan, las parejas intercambian 9 mililitros de agua, 0,7 miligramos de proteínas, 0,18 mg de compuestos orgánicos, 0,71 mg de grasas y 0,45 mg de cloruro sódico, junto con entre 10 millones y 1.000 millones de bacterias, según un estudio.

Muchos organismos patológicos pueden transmitirse por el contacto boca a boca, incluidos los que causan resfriados y otros virus respiratorios, el herpes simple, la tuberculosis, la sífilis y los estreptococos.

Esta última parte no suena demasiado romántica, pero el romanticismo tiene muy poco que ver con la razón por la que, como especie, nos sentimos atraídos por este contacto tan íntimo.

Los seres humanos se ven impulsados biológicamente a juntar sus caras y frotar sus narices o tocar sus labios o lenguas.

En su forma más básica, besar es un comportamiento de apareamiento, codificado en nuestros genes. Compartimos la gran mayoría de esos genes con otras especies de mamíferos, pero sólo los humanos se besan.

Pero la razón de los besos sigue siendo un misterio, incluso para los científicos que llevan décadas estudiando este comportamiento.

No es posible decir cuál es el factor primordial: que la gente se besa por una atracción psicológica o por un impulso subconsciente de aparearse con el besado elegido.

Lo más probable es que sea una combinación de ambos. «No puede haber psicología sin un cerebro biológico», dice Rafael Wlodarski, que ha dedicado gran parte de su carrera a la filomatología, la ciencia del beso.

Wlodarski, investigador del grupo de investigación de neurociencia social y evolutiva de la Universidad de Oxford, ha descubierto que los besos ayudan a los heterosexuales a seleccionar pareja.

Las mujeres, en particular, valoran los besos desde el principio. La saliva está repleta de hormonas y otros compuestos que pueden servir para evaluar químicamente la idoneidad de la pareja.

Las mujeres también son más propensas a decir que el primer beso podría ser decisivo para la selección de una pareja. ¿Puede el impulso biológico superar la percepción de que su elegido besa mal?

Wlodarski dice que es difícil separar ambas cosas, pero que «me atrevería a decir que si alguien piensa que alguien besa mal es porque su olor no era el adecuado», afirma.

Las mujeres tienen que ser más selectivas porque se enfrentan a mayores consecuencias cuando toman una mala decisión de apareamiento, como tener que cargar con un bebé durante nueve meses, dice Wlodarski.

Los besos en las relaciones heterosexuales -tanto en hombres como en mujeres, pero sobre todo en las mujeres- también consolidan el vínculo de intimidad a lo largo de la relación, dice Wlodarski.

Curiosamente, Wlodarski y sus colegas de Oxford han descubierto que las personas que se besan con más frecuencia parecen ser más felices y estar más satisfechas en sus relaciones, mientras que la frecuencia de las relaciones sexuales no supuso ninguna diferencia.

¿Y qué pasa con los besos no sexuales? Aunque no sea un mecanismo de apareamiento, probablemente surgió de ese imperativo biológico, dice Wlodarski.

Un beso en la mejilla es una modificación evolutiva que ha aparecido en sociedades más grandes y complejas, donde es un signo de respeto o admiración.

No todas las culturas están de acuerdo con los besos en la boca animados por la lengua. Esa parece ser una convención moderna y occidental, quizás de los últimos 2.000 años, dice Wlodarski.

De acuerdo a un estudio llevado a cabo en 168 culturas, sólo el 46% de las sociedades practican el beso como gesto romántico y sexual.

Independientemente de lo que ocurra cuando nos besamos, nuestra historia evolutiva se encuentra inmersa en este tierno y tempestuoso acto.

En la década de 1960, el zoólogo y escritor británico Desmond Morris propuso que los besos podrían haber evolucionado a partir de la práctica en la que las madres de primates masticaban la comida para sus crías y luego las alimentaban boca a boca, con los labios fruncidos.

Los chimpancés se alimentan de este modo, por lo que probablemente nuestros antepasados homínidos también lo hacían.

Apretar los labios fruncidos contra los labios puede haberse desarrollado después como una forma de consolar a los niños hambrientos cuando la comida era escasa y, con el tiempo, para expresar amor y afecto en general.

Con el tiempo, la especie humana podría haber llevado estos besos protoparentales por otros caminos hasta llegar a las variedades más apasionadas que tenemos hoy.

Referencias:
1. Walter, Chip. «Why We Kiss». Scientific American, March 2016. DOI: 10.1038/scientificamericansex0316-18.
2. Rafael Wlodarski and Robin I. M. Dunbar. «Examining the Possible Functions of Kissing in Romantic Relationships». Archives of Sexual Behavior, 11 October 2013.

7 comentarios en “¿Por qué los seres humanos nos besamos en la boca?”

  1. Pingback: ¿Porque los seres humanos se besan? - Rodolfo Franco Informa :: Rodolfo Franco Informa

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.