Oceanografía

El primer ADN antiguo de África occidental ilumina el pasado humano profundo.

Un equipo internacional dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de Harvard ha producido las primeras secuencias de ADN humano antiguo de todo el genoma de África occidental y central.

Los datos, recuperados de cuatro individuos enterrados en un sitio arqueológico icónico en Camerún entre 3.000 y 8.000 años atrás, mejoran nuestra comprensión de las profundas relaciones ancestrales entre las poblaciones del África subsahariana, que sigue siendo la región de mayor diversidad humana en la actualidad.

Los hallazgos, publicados en Nature, proporcionan nuevas pistas en la búsqueda para identificar las poblaciones que primero hablaron y difundieron los idiomas bantú. El trabajo también ilumina poblaciones de «fantasmas» previamente desconocidas que contribuyeron con pequeñas porciones de ADN a los grupos africanos actuales.

Aspectos destacados de investigación:

El ADN provino de los restos de dos pares de niños que vivieron hace unos 3.000 años y hace 8.000 años, respectivamente, durante la transición de la Edad de Piedra a la Edad del Hierro.

Los niños fueron enterrados en Shum Laka, un refugio de rocas en la región de Grassfields en el noroeste de Camerún, donde la gente antigua vivió durante decenas de miles de años. El sitio ha producido artefactos prolíficos junto con 18 esqueletos humanos y se encuentra en la región donde los investigadores sospechan que se originaron lenguas y culturas bantúes. 

Se cree que la difusión de los idiomas bantú, y los grupos que los hablaron, en los últimos 4.000 años explican por qué la mayoría de las personas de África central, oriental y meridional están estrechamente relacionadas entre sí y con los africanos occidentales / centrales.

Sorprendentemente, los cuatro individuos están más estrechamente relacionados con los actuales cazadores-recolectores de África Central, que tienen una ascendencia muy diferente de la mayoría de los hablantes de bantú. Esto sugiere que los hablantes de bantú actuales en el oeste de Camerún y en toda África no descendieron de la población infantil secuenciada.

El genoma de un individuo incluye el tipo de cromosoma Y de divergencia más temprana, que se encuentra casi en ninguna parte fuera del oeste de Camerún hoy. Los hallazgos muestran que este linaje más antiguo de hombres humanos modernos ha estado presente en esa región durante más de 8,000 años, y tal vez mucho más tiempo.

Los análisis genéticos indican que hubo al menos cuatro linajes principales en lo profundo de la historia humana, entre 200,000 y 300,000 años atrás. Esta radiación no se había identificado previamente a partir de datos genéticos.

Contrariamente a los modelos comunes, los datos sugieren que los cazadores-recolectores de África central se separaron de otras poblaciones africanas aproximadamente al mismo tiempo que los cazadores-recolectores del sur de África.

Los análisis revelan otro conjunto de cuatro linajes humanos ramificados entre 60,000 y 80,000 años atrás, incluido el linaje que se sabe que dio origen a todos los no africanos actuales.

Los propios individuos de Shum Laka albergan ascendencia de múltiples linajes profundos, incluida una fuente de ascendencia previamente desconocida y de divergencia temprana en África occidental.

Mayor información: Mark Lipson, Isabelle Ribot, […] David Reich. «Ancient West African foragers in the context of African population history». Nature, published: 22 January 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario