Salud-Bienestar

El perro, el mejor amigo del corazón | Tener un perro mejora tu salud cardiovascular.

Tener una mascota puede ayudar a mantener un corazón sano, especialmente si esa mascota es un perro, según el primer análisis de datos del estudio Kardiozive Brno 2030. El estudio examina la asociación de la tenencia de mascotas, específicamente la tenencia de perros, con factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y salud cardiovascular. 

El estudio estableció por primera vez información básica de salud y socioeconómica sobre más de 2,000 sujetos en la ciudad de Brno, República Checa, desde enero de 2013 hasta diciembre de 2014. Las evaluaciones de seguimiento están programadas para intervalos de cinco años hasta 2030.

En la evaluación de 2019, el estudio examinó a 1.769 sujetos sin antecedentes de enfermedad cardíaca y los calificó según los comportamientos y factores de salud ideales de Life’s Simple 7, según lo descrito por la American Heart Association: índice de masa corporal, dieta, actividad física, tabaquismo, presión arterial, glucosa en sangre y colesterol total.

El estudio comparó los puntajes de salud cardiovascular de los dueños de mascotas en general con los que no tenían mascotas. Luego comparó a los dueños de perros con otros dueños de mascotas y aquellos que no tenían mascotas.

«En general, las personas que poseían cualquier mascota tenían más probabilidades de informar más actividad física, mejor dieta y azúcar en la sangre al nivel ideal», dice Andrea Maugeri, Ph.D., investigadora del Centro Internacional de Investigación Clínica de la Universidad de St. Anne. Hospital en Brno y la Universidad de Catania en Catania, Italia. «Los mayores beneficios de tener una mascota fueron para aquellos que tenían un perro, independientemente de su edad, sexo y nivel educativo».

El estudio demuestra una asociación entre la propiedad del perro y la salud del corazón, que está en línea con la declaración científica de la American Heart Association sobre los beneficios de poseer un perro en términos de actividad física, compromiso y reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El Dr. Maugeri dice que los hallazgos del estudio respaldan la idea de que las personas podrían adoptar, rescatar o comprar una mascota como una estrategia potencial para mejorar su salud cardiovascular, siempre y cuando la propiedad de la mascota los lleve a un estilo de vida más activo físicamente.

El Dr. Francisco López-Jiménez, presidente de la División de Cardiología Preventiva de la Clínica Mayo en Rochester, dice que tener un perro puede incitar a los dueños a salir, moverse y jugar con su perro regularmente. Tener un perro también se ha relacionado con una mejor salud mental en otros estudios y con una menor percepción del aislamiento social, ambos factores de riesgo para ataques cardíacos. El Dr. López Jiménez es un investigador principal de este estudio.

«La clave de la salud cardiovascular es el ejercicio físico, ya sea montando en bicicleta, corriendo o sacando al perro a pasear», apunta Alfonso Valle, vocal de la sección de riesgo vascular y rehabilitación cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología. Se sabe que «el sedentarismo en gente sana aumenta la mortalidad prematura en un 10%», así que si es un perro lo que anima a mover el cuerpo, bienvenido sea el estilo de vida saludable. Su corazón lo agradecerá.

Mayor información: Andrea Maugeri, Jose R. Medina-Inojosa, Sarka Kunzova, et al. «Dog Ownership and Cardiovascular Health: Results From the Kardiovize 2030 Project». Mayo Clinic Proceedings: Innovations, Quality & Outcomes, Published: September 01, 2019.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario