Día Mundial de la Lucha contra el VIH-Sida ¿Cuál es el origen de esta pandemia?

El 1 de diciembre de cada año, el mundo conmemora el Día Mundial del Sida. El mundo se une para apoyar a las personas que conviven con el VIH y para recordar a las que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida.

El sida es una de las enfermedades más devastadoras de la historia de la humanidad, y su causa, el VIH, es actualmente responsable de más de 38 millones de infecciones.

Según los científicos, el origen de la pandemia de sida se remonta a la década de 1920 en la ciudad de Kinshasa, en la actual República Democrática del Congo.

Un equipo internacional de científicos afirma que una «tormenta perfecta» de crecimiento demográfico, sexo y ferrocarril permitió la propagación del VIH.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron muestras archivadas del código genético del VIH para rastrear su origen, con pruebas que apuntan a la Kinshasa de 1920.

Según el informe, el comercio sexual, el rápido crecimiento de la población y las agujas sin esterilizar utilizadas en las clínicas probablemente propagaron el virus.

Mientras tanto, los ferrocarriles respaldados por Bélgica hacían que un millón de personas atravesaran la ciudad cada año, llevando el virus a las regiones vecinas.

Los expertos dijeron que era una visión fascinante del inicio de la pandemia. El VIH llamó la atención del mundo en la década de 1980 y ha infectado a casi 75 millones de personas.

Su historia es mucho más larga en África, pero el origen de la pandemia sigue siendo fuente de considerable debate.

Asunto familiar

Un equipo de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, intentó reconstruir el «árbol genealógico» del VIH y averiguar de dónde procedían sus más antiguos ancestros.

«Se pueden ver las huellas de la historia en los genomas actuales, ha dejado un registro, una marca de mutación en el genoma del VIH que no se puede erradicar», señaló el Dr. Oliver Pybus, de la Universidad de Oxford.

Al leer esas marcas de mutación, el equipo de investigación reconstruyó el árbol genealógico y rastreó sus raíces.

El VIH es una versión mutada de un virus de chimpancé, conocido como virus de la inmunodeficiencia de los simios, que probablemente dio el salto de especie al entrar en contacto con sangre infectada al manipular carne de caza.

El virus dio el salto en múltiples ocasiones. Una de ellas dio lugar al subgrupo O del VIH-1, que afecta a decenas de miles de personas en Camerún.

Sin embargo, sólo un salto entre especies, el subgrupo M del VIH-1, pasó a infectar a millones de personas en todos los países del mundo.

La respuesta a por qué ocurrió esto se encuentra en la era del cine en blanco y negro y en el ocaso de los imperios europeos.

En la década de 1920, Kinshasa (llamada Leopoldville hasta 1966) formaba parte del Congo Belga.

El profesor Oliver Pybus dijo: «Era una zona muy extensa y de rápido crecimiento, y los registros médicos coloniales muestran que había una alta incidencia de diversas enfermedades de transmisión sexual».

Sexo y ferrocarril

La ciudad atrajo a un gran número de trabajadores masculinos, lo que distorsionó el equilibrio entre los sexos hasta que los hombres superaron a las mujeres en una proporción de dos a uno, lo que acabó provocando un floreciente comercio sexual.

El profesor Pybus añadió: «Hay dos aspectos de la infraestructura que podrían haber ayudado. Las campañas de salud pública para tratar a la gente de diversas enfermedades infecciosas con inyecciones parecen una vía plausible [para la propagación del virus]».

«El segundo aspecto realmente interesante son las redes de transporte que permitían a la gente moverse por un país enorme».

Alrededor de un millón de personas utilizaban los ferrocarriles de Kinshasa a finales de la década de 1940.

El virus se extendió, y la vecina Brazzaville y la provincia minera, Katanga, se vieron rápidamente afectadas.

Esas condiciones de «tormenta perfecta» duraron apenas unas décadas en Kinshasa, pero cuando terminaron el virus ya estaba empezando a extenderse por todo el mundo.

El profesor Jonathan Ball, de la Universidad de Nottingham, señaló: «Es una visión fascinante de las primeras fases de la pandemia del VIH-1.

Los sospechosos habituales son los que más probablemente han contribuido a que el virus se introduzca en los seres humanos: los viajes, el aumento de la población y las prácticas humanas como las intervenciones sanitarias inseguras y la prostitución».

Fuente: University of Oxford.
Referencia: Nuno R. Faria, Andrew Rambaut, Marc A. Suchard, et al. «The early spread and epidemic ignition of HIV-1 in human populations». Science, Published: 03 Oct 2014.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.