Una niña de seis meses contrae herpes a través de un beso.

Baby Oarla era una niña muy esperada por sus padres, ya que su madre, Holly Cruokshans, no pudo quedar embarazada durante mucho tiempo. Finalmente, sucedió un evento feliz y la vida de la pareja cambió.

La pareja tiene muchos amigos cercanos y familiares que viven cerca. A menudo visitan a una familia joven, les encanta jugar con el bebé, pero Holly siempre les pide y les recuerda que no besen al bebé para protegerla de todo tipo de infecciones.

Pero los mismos padres, especialmente la madre, por supuesto, no pueden abstenerse de abrazar y besar a su hija.

Hoarle tenía seis meses cuando un día se despertó cubierta de manchas que estaban incluso en sus ojos. Además, aparecieron pequeñas úlceras en el cuerpo.

Oarlah contrajo el virus a pesar de que la madre Hollie impuso una prohibición de besar después de su nacimiento. Foto: GARYROBERTSPHOTO.COM.

La niña fue trasladada de urgencia al hospital, donde se le administró inmediatamente una vía intravenosa. Los médicos temían que pudiera perder la vista.

Al día siguiente, la inflamación disminuyó y los resultados de las pruebas realizadas mostraron que la visión de la niña estaba en orden.

La madre admite que a menudo la besaba, principalmente en la frente, pero, ella aún no entiende cómo y donde fue infectado su bebé. 

Afortunadamente la paciente se recuperó por completo, pero la madre, todavía no deja que nadie la bese a su hija.

Las manchas virales y las llagas se extendieron desde el cuerpo de Oarlah, a través de su cabeza y rostro e incluso le llegaron al ojo izquierdo. foto: GARYROBERTSPHOTO.COM

El herpes neonatal es una enfermedad rara y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se da en aproximadamente 10 de cada 100.000 nacimientos a nivel mundial.

Si la persona que porta el virus tiene una úlcera bucal y da un beso a un niño, este puede enfermarse gravemente, ya que su sistema inmunológico no se ha desarrollado lo suficiente como para poder combatirlo.

Los médicos recuerdan que el virus del herpes es muy contagioso. Aproximadamente el 90% de los habitantes del mundo son portadores de este virus.

Es decir, infecta a la mayoría de las personas en la infancia y luego permanece latente en el sistema nervioso periférico (la parte del sistema nervioso que no es el cerebro ni la médula espinal).

Ocasionalmente, si una persona está estresada, el virus se activa y, en algunos casos causa el herpes labial.

El herpes puede causar múltiples llagas dolorosas y fiebre alta. Al mismo tiempo, tiene un alto grado de infección, transmitiéndose de persona a persona a través del tacto, los besos y las relaciones sexuales.

En los recién nacidos, la infección afecta solo a ciertas áreas. Por ejemplo, puede afectar solo los ojos, la piel o la boca. A veces solo se ven afectados el encéfalo y el sistema nervioso. Si la infección local no se trata, algunos recién nacidos desarrollan una enfermedad generalizada.

La infección generalizada afecta a muchas áreas, que pueden ser los ojos, los pulmones, el hígado, el cerebro y la piel. Los síntomas consisten en aletargamiento, pérdida de tono muscular, dificultad respiratoria, pausas respiratorias (apnea) y convulsiones.

Prevención.

Las personas con boqueras o fuegos (herpes labial) no deben tener contacto con recién nacidos. Para prevenir la transmisión del virus, los cuidadores que tengan boqueras deben usar una máscara quirúrgica y lavarse las manos minuciosamente antes de tener contacto con un bebé.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.