Tu teléfono es 10 veces más sucio que un asiento de inodoro.

Los teléfonos móviles son una parte integral de nuestras vidas cotidianas y los usamos en prácticamente cualquier lugar, desde nuestro trayecto diario hasta la mesa de cena hasta la oficina del médico.

Sin embargo, la investigación muestra que los teléfonos móviles son mucho más sucios de lo que la mayoría de las personas piensan y cuanto más germenes recogen, más germenes tocas.

La piel humana está naturalmente cubierta de microbios que normalmente no tienen consecuencias negativas para la salud y esa bacteria natural, más los aceites de tus manos, se transmiten a tu teléfono cada vez que revises un mensaje de texto o envíes un correo electrónico.

Esto significa que la mayoría de los organismos encontrados en los teléfonos no son patógenos que te harán enfermar. Sin embargo, algunas bacterias deberían preocuparte, ya que pueden ser patógenos graves, como Streptococcus, MRSA e incluso E. coli.

Los científicos de la Universidad de Arizona han encontrado que los teléfonos móviles tienen 10 veces más bacterias que la mayoría de los asientos de inodoro.

Aunque tener estos microbios en tu teléfono no te hará automáticamente enfermar, todavía no quieres dejarlos entrar en tu sistema.

Además, los virus también pueden propagarse en los teléfonos si una persona está enferma con faringitis o influenza y tose en su teléfono móvil antes de entregarlo a un amigo.

Afortunadamente, hay formas fáciles de evitar algunos gérmenes. Uno de los peores lugares para usar tu teléfono es en el baño, ya que cuando se descargan los inodoros, dispersan gérmenes por todas partes, lo que hace que los teléfonos tengan bacterias fecales como E. coli.

Mantener tu teléfono fuera del baño te ayudará, pero si quieres limpiar tu teléfono, algunos métodos diferentes funcionarán. Muchas personas simplemente limpian sus teléfonos con un paño suave de microfibra, lo que eliminará muchos de los gérmenes.

Para una limpieza más profunda, se recomienda usar una combinación de 60% de agua y 40% de alcohol. Mezcla los ingredientes y luego sumerge un paño en la solución antes de frotarlo suavemente en tu teléfono.

A menos que estés enfermo, hacer esto algunas veces cada mes es suficiente. Mantente alejado de los limpiadores líquidos o en spray, que pueden dañar tu teléfono.

Recuerda lavarte las manos varias veces al día y mantener tu teléfono fuera del baño para ayudar a proteger tu salud.

Referencia: Kõljalg, Siiri, et al. «High level bacterial contamination of secondary school students’ mobile phones.» Germs 7.2 (2017): 73.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.