Neurociencia

Según los científicos, dormir ayuda a reparar el ADN dañado en las neuronas

¿Por qué duermen los animales? ¿Cuál es el beneficio de pasar la tercera parte de nuestras vidas durmiendo? Son algunas de las grandes preguntas que la ciencia no logra responder por completo, pero un estudio publicado ayer en la revista Nature Communications arroja una pista.

Investigadores de la Universidad Bar-Ilan, en Israel, revelaron una función novedosa del sueño que podría explicar por qué este es importante y por qué sus alteraciones afectan el rendimiento, el envejecimiento y la aparición de trastornos.

Para enfocarnos en la función específica del sueño en un nivel neuronal, los investigadores examinaron el pez cebra, un organismo modelo útil para los científicos porque son transparentes en su etapa larvaria, lo que permite obtener información extraordinaria sobre los procesos celulares normalmente ocultos.

La hipótesis era que durante el sueño, se produce un proceso dentro de las neuronas individuales, por lo que el daño del ADN acumulado en las horas de vigilia puede ser reparado. Utilizando un microscopio de alta resolución que permitió a los investigadores observar la actividad cromosómica dentro de una sola neurona, se encontró que durante la vigilia hay un proceso continuo de daño en el ADN que se acumula dentro de una neurona.

Los procesos de reparación natural de la célula trabajan constantemente para reparar el daño, sin embargo, durante las horas de vigilia, el daño parece acumularse más rápido de lo que puede repararse. Cuando el pez cebra se fue a dormir, los investigadores observaron una duplicación en la velocidad de la dinámica cromosómica, aumentando significativamente la eficacia de este sistema de reparación de ADN natural.

Lior Appelbaum, líder en el estudio, utiliza una analogía inspirada en la reparación de carreteras para ayudar a explicar la importancia del sueño en la reparación del daño, que denomina “precio de la vigilia”.

“Es como baches en el camino”, dice Appelbaum. “Las carreteras acumulan desgaste, especialmente durante las horas pico del día, y es más conveniente y eficiente repararlas por la noche, cuando hay poco tráfico”. Como parte de esta hipótesis intrigante, los investigadores sugieren que la sensación de cansancio y necesidad de dormir se activa cuando las neuronas acumulan un volumen de daño en el ADN que exige una reparación relacionada con el sueño.

Es una idea convincente, pero en esta etapa la investigación solo se ha establecido en un modelo animal altamente específico. El siguiente paso para el trabajo es averiguar si este proceso de reparación del ADN está relacionado con el sueño en mamíferos más grandes y más complejos.

Así lo explica el médico: «En general, el cáncer se produce por mutaciones o descontrol del ADN y este trabajo demuestra, a nivel molecular, que dormir repara ese daño, lo cual es realmente interesante porque indicaría que el sueño tiene una función preventiva».

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.