Olor vaginal: ¿A qué huele una vagina sana?

Si estás entrando en pánico porque tu vagina no huele a flores ni a sustancias afrutadas, deja de hacerlo ahora mismo, «la vagina no está hecha para oler como un jardín de rosas».

Es difícil determinar con exactitud a qué huele una vagina sana porque cada persona tiene un olor diferente. Pero algunas personas utilizan palabras como «terroso», «maduro», «yogur natural» o incluso «picante» o «ligeramente ácido» para describir su olor vaginal normal.

Una vagina sana produce pequeñas cantidades de líquido (comúnmente conocido como flujo), a lo largo de su ciclo menstrual.

Una cierta cantidad de flujo vaginal es normal y es un signo de que la vagina se está limpiando de células viejas y muertas, secreciones y bacterias.

El flujo sano tiene un mecanismo de protección que ayuda a prevenir infecciones y enfermedades. El flujo vaginal es absolutamente normal y no debe preocuparte.

Pero algunos tipos de flujo vaginal son una señal de que algo va mal. ¿Sabes cómo distinguirlo? Aquí te lo explicamos de forma general.

¿Qué es un flujo normal y saludable?

Cada mujer es diferente, por lo que no existe un modelo único de «normalidad». Si no estás segura de lo que significa para ti, puedes empezar a prestar atención a cómo cambia tu flujo vaginal a lo largo de tu ciclo menstrual.

Algunas mujeres pueden tener flujo todos los días, y otras sólo lo tendrán en determinados momentos del mes. En general, el flujo vaginal sano es de color claro, turbio o lechoso.

La cantidad normal es de una cucharadita al día, aunque puede ser menor. Es posible que haya mucha más cantidad si estás excitada.

Alrededor del momento de la ovulación (alrededor del día 14 del ciclo, contando el primer día de la menstruación como el día uno), esta secreción puede volverse espesa, clara y elástica, y parecerse a una clara de huevo muy espesa. Esto es normal y pasa en uno o dos días.

También es normal que se produzca un exceso de flujo vaginal cuando estás excitada. Este líquido claro, llamado transudado, lubrica la pared vaginal y proporciona un camino para que los espermatozoides se desplacen hasta el útero.

El flujo transparente y acuoso puede producirse en diferentes momentos del ciclo y está relacionado con los niveles de estrógeno. El flujo acuoso ocasional es normal y no hay que preocuparse por él.

¿Una vagina sana debe tener algún tipo de olor?

El flujo vaginal normal tiene un olor suave y almizclado que no es desagradable. Esto significa que un ligero olor es normal. Cualquier olor fétido (malo) o fuerte, o un olor inusual, es una señal de que las cosas están desequilibradas, y que deberías hacerte un chequeo.

¿Cuáles son los signos de que algo va mal?

Una de las principales formas de saber si algo va mal es si notas algo especialmente fuera de lo normal. Si de repente notas un cambio en la consistencia, el olor o la cantidad de flujo que no se corresponde con los cambios habituales de tu ciclo menstrual ni con tus pautas regulares, es posible que algo vaya mal.

Un olor muy fuerte, un cambio de color y consistencia, y los síntomas que lo acompañan, son señales de que puedes necesitar una visita al médico para descartar una infección.

Tipos de flujo anormal

Blanco: Un flujo blanquecino es normal, especialmente justo después y antes de la menstruación.

Si el flujo es especialmente espeso y de color blanco sólido, tiene una consistencia grumosa como la del requesón y va acompañado de picor, dolor o enrojecimiento, es posible que tengas una infección por hongos.

Amarillo o verde: Estos colores pueden indicar una infección, como la gonorrea o la tricomoniasis. La secreción también puede ser grumosa y tener un olor desagradable.

Blanco, gris o amarillo: El olor a pescado que acompaña a este flujo podría indicar una vaginosis bacteriana, un desequilibrio de la flora vaginal natural que también puede provocar picores, dolores y molestias vaginales.

Marrón: El color indica la presencia de sangre, y es normal que se produzca justo antes o después de la menstruación.

También se denomina «manchado», y si se produce en otros momentos del ciclo, merece la pena que lo compruebes, ya que puede indicar varias condiciones (puede ser un signo de embarazo prematuro).

¿Cuáles son las causas del flujo anormal?

Además de las enfermedades de transmisión sexual, hay otras cosas que pueden alterar el equilibrio de la flora natural de la vagina y causar un flujo anormal, como, por ejemplo:

La vaginosis bacteriana (VB), una infección bacteriana causada por un desequilibrio del pH. La píldora anticonceptiva. Tomar un curso de antibióticos. Jabones y baños de burbujas.

Infección por hongos. Infecciones de transmisión sexual (como la clamidia o la gonorrea).
Diabetes. cáncer de cuello de útero.

¿Qué ocurre cuando acudo al médico?

Si tienes un flujo anormal, es importante que te examine un médico que pueda tranquilizarte. Esto es especialmente importante si tienes otros síntomas como dolor, picor o molestias.

El médico le preguntará cuándo empezó la secreción, así como los síntomas asociados y los cambios en el estilo de vida. Es posible que te examine y, en función de tus síntomas, que tome una muestra vaginal para enviarla al laboratorio para su análisis.

Si has tenido recientemente relaciones sexuales sin protección con una nueva pareja y los síntomas han comenzado desde entonces, el médico puede aconsejarte que te hagas una prueba de ETS.

Una vez que tenga un diagnóstico, el médico le aconsejará sobre las opciones de tratamiento y una solución que le convenga.

Consejos para una vagina sana

Ahora que ya conoces los signos de infección o desequilibrio, y qué tipo de flujo vaginal es normal y saludable, aquí tienes algunas formas de asegurarte de que siga siendo así.

Conoce tu «normalidad»: presta atención a tu flujo y a cómo cambia a lo largo de tu ciclo. Es posible que empieces a notar los patrones de cambio antes y después de la menstruación, o durante la ovulación.

Si sabes lo que es normal para ti, es más fácil saber cuándo pasa algo. Evita el jabón: como el flujo es protector, lavarlo todo deja la vagina expuesta a infecciones. Además, los tejidos de la vagina son muy sensibles. Basta con lavarse con agua.

Por la misma razón, nunca te hagas duchas vaginales. Usa ropa interior holgada de tejidos naturales y transpirables. Evita que las bacterias del ano se acerquen a la vagina, ya que pueden crear una infección.

Esto significa tener cuidado de limpiarse de delante a atrás. También significa que, aunque pasar del sexo vaginal al anal está bien, nunca pases del sexo anal al vaginal sin cambiar el preservativo.

Utiliza preservativos cuando tengas relaciones sexuales con parejas nuevas o abiertas. Toma probióticos para aumentar los niveles de bacterias buenas en tu cuerpo.

Fuente: walkin clinic
Referencias: Mendling, W. (2016). Microbiota vaginal. Microbiota del cuerpo humano.
Medina, R., Rechkemmer, A. y García-Hjarles, M. (1999). Prevalencia de vaginitis y vaginosis bacteriana en pacientes con flujo vaginal anormal en el Hospital Nacional Arzobispo Loayza. Revista Médica Herediana.

1 comentario en “Olor vaginal: ¿A qué huele una vagina sana?”

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.