Microbiología

Los once fluidos corporales esenciales que sin ellos no podríamos vivir.

¿Cómo es un ser humano como un pez?

Así como un pez nunca se detiene a pensar en el agua en la que pasa toda su vida, muchos seres humanos rara vez se detienen para considerar los fluidos corporales que hacen posible nuestra vida.

Aunque no siempre es apto para una conversación educada, incluso los menos agradables juegan un papel crucial en el mantenimiento de la salud. Al aprender un poco más sobre 11 de estos fluidos corporales, podemos desarrollar una apreciación más profunda de la belleza y la complejidad de nuestra propia biología. ¿Qué son exactamente estos fluidos y qué contribuciones a menudo no anunciadas hacen?

1. bilis

La bilis es un líquido marrón a verde oscuro que es producido por el hígado, almacenado en la vesícula biliar (un sinónimo de bilis es la vesícula biliar) y se libera en los intestinos cuando comemos. Es en parte responsable del color del vómito y las heces. 

Su ingrediente más importante son las sales biliares, que funcionan como el jabón para descomponer las grasas de la dieta, lo que les permite absorberlas y las vitaminas liposolubles como A, D y E. También ayudan a evitar que la bilis que contiene colesterol en la vesícula biliar forme cálculos biliares.

Curiosamente, aproximadamente 15 gramos de sales biliares se excretan en el intestino cada día, sin embargo, el cuerpo humano contiene solo unos cinco gramos en total. ¿Cómo es esto posible? La respuesta es que las sales biliares se reciclan, se reabsorben en la sangre a través del intestino delgado y luego son secretadas nuevamente por el hígado.

Algunas enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn, pueden dañar la parte del intestino delgado donde se reabsorben las sales biliares, lo que predispone a los pacientes a cálculos biliares.

2. sangre

Quizás el fluido corporal más importante de todos es la sangre. El adulto promedio contiene aproximadamente seis litros de sangre, que funciona para transportar oxígeno a las células, transportar productos de desecho metabólico como el dióxido de carbono lejos de las células y transportar glóbulos blancos, glucosa, hormonas y otras sustancias esenciales que combaten las infecciones por todo el cuerpo. La sangre también contiene fragmentos celulares llamados plaquetas y factores de coagulación que ayudan a sellar las fugas que pueden desarrollarse en los vasos sanguíneos.

El cuerpo de un adulto contiene aproximadamente 25 billones de glóbulos rojos, aproximadamente un tercio de todas las células del cuerpo. Los glóbulos rojos sobreviven en promedio unos 120 días, lo que significa que cada segundo de cada día, un humano adulto produce alrededor de dos millones de glóbulos rojos. Si se alinean de extremo a extremo, los pequeños vasos sanguíneos en los que realmente se intercambia gas, los capilares, alcanzarían una longitud de aproximadamente 60,000 millas, lo suficiente como para rodear la tierra más de dos veces.

3. fluido menstrual

La mujer promedio menstrúa cada 28 días durante 42 años de su vida, por un total de aproximadamente 520 períodos menstruales. El volumen promedio de líquido menstrual es de aproximadamente 40 mililitros, o alrededor de 2.5 cucharadas en total. 

El líquido en sí es aproximadamente la mitad de sangre, y también contiene tejido del revestimiento interno del útero, moco y secreciones de la vagina. Si la cantidad de sangrado es anormalmente alta, puede provocar anemia, un déficit de glóbulos rojos.

Junto con la sangre y el semen, el fluido menstrual es uno de los fluidos corporales con los matices psicológicos y culturales más fuertes. Tradicionalmente, el inicio de la menstruación se asocia con la transición de la infancia a la edad adulta, y el inicio de cada ciclo menstrual ha proporcionado durante mucho tiempo la mejor evidencia de que una mujer no está embarazada. Algunas sociedades y tradiciones religiosas han secuestrado a las mujeres que menstrúan, aunque el fluido menstrual no es más biológicamente peligroso que la sangre.

4. moco

El moco suena desagradable, pero ninguno de nosotros estaría aquí sin él. Líquido resbaladizo y transparente producido por las glándulas mucosas, recubre las células de los bronquios en los pulmones, el estómago y los intestinos, las vías urinarias y reproductivas, y los ojos y oídos. El moco contiene una variedad de sustancias importantes, que incluyen enzimas antisépticas, anticuerpos y mucinas que le dan al moco sus propiedades de gel. El adulto promedio produce aproximadamente un litro de moco por día.

La mucosidad evita que el revestimiento del sistema respiratorio se seque y también filtra el polvo y los agentes infecciosos en el aire que respiramos. Las proyecciones microscópicas de las células que recubren los conductos de aire del pulmón ayudan a impulsar el moco hacia la boca a una velocidad de aproximadamente un milímetro por minuto, donde puede tragarse o expectorarse.

Los pacientes con fibrosis quística tienen una mutación genética que hace que su moco sea demasiado espeso, lo que socava esta importante defensa contra la infección.

5. Pus

Pus suena aún más desagradable, pero sirve como una señal de que el sistema inmunitario está funcionando. Un líquido viscoso blanco, amarillo o marrón que se acumula en los sitios de infección, el pus generalmente consiste en bacterias, glóbulos blancos y otras proteínas y desechos celulares. 

El pus debajo de la piel a menudo se encuentra en un grano, pero más profundo en el cuerpo, una colección más grande se conoce como absceso. Las espinillas y los abscesos representan el intento del cuerpo de contener la propagación de una infección.

Durante muchos siglos, uno de los dictums del barberocirujano fue: «Donde haya pus, evacúelo», purgando así la infección del cuerpo. Hasta hace varias décadas, el drenaje requería un procedimiento quirúrgico. Hoy, sin embargo, muchos abscesos se drenan usando solo una aguja y un catéter, con ecografía o tomografía computarizada como guía. Este enfoque menos invasivo reduce la necesidad de anestesia, tiempo de recuperación y costo.

6. Semen

El semen, el líquido liberado por los machos en la eyaculación, generalmente contiene espermatozoides, los gametos que fertilizan el óvulo femenino, aunque este no es el caso de los machos que se han sometido al procedimiento de esterilización más común, la vasectomía.

Además de proporcionar un medio a través del cual los espermatozoides pueden «nadar», el semen también contiene fructosa, un azúcar que nutre los espermatozoides, así como secreciones alcalinas que ayudan a neutralizar el ambiente normalmente ácido de la vagina.

Las hembras nacen con todos los óvulos que alguna vez tendrán, pero los machos producen continuamente gametos desde la pubertad en adelante, y la eyaculación masculina sana promedio de aproximadamente cinco mililitros contiene aproximadamente 300 millones de espermatozoides.

Por qué se producen cantidades tan grandes cuando solo un espermatozoide puede fertilizar un óvulo es un poco complicado, pero una explicación puede ser que la competencia entre los espermatozoides ayuda a seleccionar el más apto.

7. Saliva

La saliva es secretada por las glándulas salivales en y alrededor de la boca. El adulto promedio produce alrededor de un litro de saliva por día, con secreción máxima en las comidas. Al igual que el moco, la saliva contiene enzimas antibacterianas y anticuerpos, así como el moco mismo. 

La saliva ayuda a humedecer los alimentos, lo cual es importante para lubricar la masticación y la deglución. También mejora el sabor, porque si los químicos en los alimentos no estuvieran en un medio líquido, no podrían ser detectados por los receptores del sabor.

Algunas de las enzimas en la saliva también comienzan a descomponer sustancias en los alimentos, como los almidones, que se descomponen por la amilasa. Debido a que tales enzimas generalmente se neutralizan en segundos después de alcanzar las secreciones altamente ácidas en el estómago, probablemente funcionen principalmente para descomponer las partículas de comida atrapadas entre los dientes, ayudando a prevenir las caries.

Los pacientes que carecen de suficiente saliva tienen tasas mucho más altas de caries y enfermedad de las encías.

8. Sudor

El sudor, como la saliva, se compone casi en su totalidad de agua, aunque también contiene minerales que explican su sabor salado. La producción de sudor puede variar ampliamente entre una décima parte de un litro y ocho litros por día, y durante el ejercicio intenso, un adulto puede producir dos litros por hora o más. 

Los tres millones de glándulas sudoríparas del cuerpo vienen en dos tipos. Las glándulas ecrinas se encuentran en todo el cuerpo, con la mayor densidad en palmas y almas. Las glándulas apocrinas se encuentran más prominentemente en las axilas.

El papel más importante del sudor es la termorregulación, que ayuda a enfriar el cuerpo cuando comienza a sobrecalentarse. En comparación, los perros, que carecen de glándulas sudoríparas, deben jadear para disipar el calor por evaporación. El cerebro estimula la sudoración a través de los nervios, y la tasa aumenta en respuesta no solo al calor sino también a los estados emocionales. A diferencia del sudor a base de calor, el tipo emocional se asocia con la transpiración solo en las palmas, las plantas y las axilas.

9. lágrimas

Las glándulas lagrimales producen lágrimas por encima y lateralmente al ojo, y se extienden sobre la superficie del ojo parpadeando. Se drenan en la cavidad nasal, lo que explica por qué las personas a menudo tienen secreción nasal cuando lloran. 

Las lágrimas cumplen tres funciones: lubricar el ojo, eliminar irritantes como el humo (y una sustancia química productora de ácido sulfúrico de las cebollas cortadas) y en asociación con estados emocionales como el dolor y la alegría.

El síndrome del ojo seco, la enfermedad ocular más común, afecta a un tercio de las personas mayores, aunque puede ocurrir en cualquier momento de la vida. La causa más común es la disminución de la producción de lágrimas, que en la mayoría de los pacientes ocurre sin razón conocida, aunque está asociada con una variedad de enfermedades y medicamentos. El tratamiento más común implica, naturalmente, el uso de gotas para los ojos.

10. orina

El adulto promedio produce alrededor de 1,5 litros de orina por día. Producida por los riñones y almacenada por la vejiga, la orina contiene muchas sustancias que deben eliminarse del cuerpo para mantener un estado de salud. 

Estos incluyen los productos de descomposición del metabolismo de las proteínas, que se volverían tóxicos si se les permitiera acumularse en la sangre. La orina también sirve como el medio principal para eliminar el exceso de sal y agua del cuerpo.

Un procedimiento de diagnóstico común en medicina es el análisis de orina. Encontrar glucosa en la orina podría indicar que un paciente padece diabetes mellitus, una enfermedad que recibió su nombre en parte por el hecho de que la orina de los pacientes diabéticos tiene un sabor dulce. 

Del mismo modo, encontrar bacterias sugiere que el paciente sufre una infección del tracto urinario. Curiosamente, la mayor parte del líquido amniótico que amortigua al feto en el útero está compuesto de orina producida por los riñones del feto.

11. Vómito

El vómito difiere de los otros fluidos corporales discutidos aquí porque no se produce en circunstancias cotidianas. Todos vomitan en algún momento de su vida en respuesta a uno de varios tipos de estímulos. El centro de equilibrio del oído interno puede provocar vómitos, como en el mareo. Otra causa es la irritación del tracto gastrointestinal por infecciones y venenos.

En algunos casos, el vómito purga el cuerpo de toxinas, pero en otros casos, el vómito contiene solo alimentos. En cualquier caso, el líquido suele ser muy ácido, debido a los ácidos que normalmente secreta el estómago. 

En las personas que vomitan con frecuencia, como los pacientes con bulimia, este ácido puede erosionar la superficie de los dientes y causar cambios peligrosos en el equilibrio del pH de la sangre. La presencia de sangre en el vómito generalmente es un signo de sangrado del esófago o el estómago.

Esta lista de fluidos corporales solo rasca la superficie. Por cada líquido que es regularmente visible para el ojo, hay otro que, al menos en salud, vemos con poca frecuencia. Estos incluyen líquido amniótico, líquido cefalorraquídeo y los fluidos que lubrican la superficie del corazón y los pulmones, los órganos abdominales y las articulaciones, entre muchos otros. Conocer mejor estos fluidos es obtener una visión profunda de la biología del cuerpo humano tanto en salud como en enfermedad.

Autor: Richard Gunderman Profesor Canciller de Medicina, Artes Liberales y Filantropía, Universidad de Indiana. Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario