Cada vez hay más pruebas de que los insectos pueden sentir dolor, igual que nosotros.

Si los insectos sienten dolor o no, ha sido un tema de acalorado debate científico durante muchas décadas. Según un estudio dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres, lo más probable es que los insectos controlen la nocicepción del sistema nervioso central (la capacidad de detectar estímulos dañinos), lo que haría plausible que puedan experimentar dolor. 

Estos hallazgos sugieren que los insectos deberían incluirse en las listas de protección del bienestar animal, particularmente a medida que aumenta la cría de insectos.

Con base en evidencia conductual, neurocientífica y molecular, los autores argumentan que los insectos probablemente tienen controles descendentes para la nocicepción.

La nocicepción es la detección de estímulos dolorosos y suele ir acompañada de sentimientos subjetivos de dolor que permiten a los animales adaptar su comportamiento en una variedad de contextos potencialmente peligrosos. 

En los mamíferos, la modulación de la nocicepción es ejecutada por neuronas en el cerebro, un fenómeno conocido como «el control descendente de la nocicepción».

Al analizar evidencia molecular, de comportamiento y anatómica previa en el caso de varios tipos de insectos, los científicos descubrieron que, de manera similar a los mamíferos, también han desarrollado controles descendentes para la nocicepción. 

Anatómicamente, los insectos tienen proyecciones neuronales descendentes desde el cerebro hasta el cordón nervioso ventral, donde se ejecuta el comportamiento nocifensivo.

Aunque no existe una forma directa de medir la experiencia subjetiva del dolor en ninguna especie animal, el descubrimiento de controles cerebrales para la nocicepción en insectos hace plausible que, de hecho, tengan experiencias dolorosas. 

Si los insectos sienten dolor, debemos comenzar a tratarlos de manera más ética, argumentan los investigadores, ya sea en granjas, programas de conservación o en el laboratorio. 

Referencia: Matilda Gibbons, Sajedeh Sarlak and Lars Chittka. «Descending control of nociception in insects?». Proceedings of the Royal Society B, 06 July 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

1 comentario en “Cada vez hay más pruebas de que los insectos pueden sentir dolor, igual que nosotros.”

  1. Graciano Tejada

    Si los insectos sienten dolor y sería antiético generarles dolor, entonces muchas metodologías de manipuleo tendrían que cambiar radicalmente. Ej: Crianza de abeja melífera, en la cual es «inevitable» que muchas obreras mueran cada vez que se observa una colmena, o cómo hacer con las reinas que terminaron su periodo productivo y deben ser reemplazadas por otras recién criadas.

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.