Los científicos descubren cómo el estrés causa la caída del cabello.

Investigadores del Instituto de Células Madre de Harvard (HSCI) han identificado el mecanismo biológico de cómo el estrés crónico afecta las células madre del folículo piloso, lo que confirma las observaciones de larga data de que el estrés podría conducir a la pérdida de cabello.

En un estudio con ratones publicado en la revista Nature, los investigadores descubrieron que una importante hormona del estrés hace que las células madre del folículo piloso permanezcan en una fase de reposo prolongada, sin regenerar el folículo piloso ni el cabello.

Los investigadores identificaron el tipo de célula y la molécula específicos responsables de transmitir la señal de estrés a las células madre y demostraron que esta vía puede ser un objetivo potencial para restaurar el crecimiento del cabello.

El folículo piloso es uno de los pocos tejidos que pueden someterse a rondas de regeneración a lo largo de la vida y se ha convertido en un paradigma que informa gran parte de nuestra comprensión fundamental de la biología de las células madre de mamíferos. 

El folículo piloso cambia de forma natural entre el crecimiento y el descanso, un proceso impulsado por las células madre del folículo piloso. Durante la fase de crecimiento, las células madre del folículo piloso se activan para regenerar el folículo piloso y el pelo, y los cabellos crecen más cada día. 

Durante la fase de reposo, las células madre están inactivas y los pelos se pueden caer más fácilmente. La pérdida de cabello puede ocurrir si los cabellos se caen mientras las células madre permanecen inactivas sin regenerar tejido nuevo.

En un modelo de estrés crónico en ratones, los investigadores descubrieron que las células madre del folículo piloso permanecían en fase de reposo durante mucho tiempo sin regenerar los tejidos.

Una de las principales hormonas del estrés producida por las glándulas suprarrenales, la corticosterona, estaba regulada por el estrés crónico; el suministro de corticosterona a los ratones pudo reproducir el efecto del estrés en las células madre.

La hormona equivalente en los seres humanos es el cortisol, que también se eleva bajo el estrés y a menudo se conoce como la «hormona del estrés».

Según los investigadores, Este resultado sugiere que las hormonas del estrés elevado tienen justamente un efecto negativo sobre las células madre del folículo piloso, pero la verdadera sorpresa llegó cuando eliminaron la fuente de las hormonas del estrés.

En condiciones normales, la regeneración de los folículos pilosos se ralentiza con el tiempo: la fase de reposo se alarga a medida que los animales envejecen.

Pero cuando los investigadores eliminaron las hormonas del estrés, la fase de reposo de las células madre se hizo extremadamente corta y entraron constantemente en la fase de crecimiento para regenerar los folículos pilosos, incluso cuando los animales eran viejos.

Entonces, incluso el nivel de referencia de la hormona del estrés que normalmente circula por el cuerpo es un importante regulador de la fase de reposo.

El estrés, básicamente, eleva este ‘eje glándula suprarrenal-folículo piloso’ preexistente, dificultando aún más que las células madre del folículo piloso entren en la fase de crecimiento para regenerar nuevos folículos pilosos.

Tras establecer el vínculo entre la hormona del estrés y la actividad de las células madre del folículo piloso, los investigadores buscaron el mecanismo biológico que subyace a la conexión.

Primero se preguntaron si la hormona del estrés regulaba directamente las células madre y lo comprobaron eliminando el receptor de la corticosterona, pero resultó ser un error.

En cambio, descubrieron que la hormona del estrés actúa en realidad sobre un grupo de células dérmicas situadas debajo del folículo piloso, conocido como papila dérmica.

Se sabe que la papila dérmica es fundamental para activar las células madre del folículo piloso, pero ninguno de los factores previamente identificados que segrega la papila dérmica cambió cuando se alteraron los niveles de la hormona del estrés.

En cambio, la hormona del estrés impidió que las células de la papila dérmica segregaran Gas6, una molécula que los investigadores demostraron que puede activar las células madre del folículo piloso.

Tanto en condiciones normales como de estrés, la adición de Gas6 fue suficiente para activar las células madre del folículo piloso que estaban en fase de reposo y promover el crecimiento del cabello.

En el futuro, la vía del Gas6 podría explotarse por su potencial de activación de las células madre para promover el crecimiento del cabello. También será muy interesante explorar si otros cambios tisulares relacionados con el estrés están relacionados con el impacto de la hormona del estrés en la regulación de Gas6.

En 2020, los científicos descubrieron cómo el estrés afecta a otro tipo de células madre situadas en el folículo piloso, las células madre melanocíticas que regeneran el pigmento del cabello.

Los investigadores descubrieron que el estrés activa el sistema nervioso simpático y agota las células madre de los melanocitos, lo que provoca el encanecimiento prematuro del cabello.

Ahora, con el nuevo estudio, ambos hallazgos demuestran que, aunque el estrés tiene efectos perjudiciales tanto en las células madre del folículo piloso como en las de los melanocitos, los mecanismos son diferentes.

Más allá de la posible aplicación de la vía del Gas6 para promover el crecimiento del cabello, los resultados del estudio también tienen implicaciones más amplias para entender la biología en todos los sistemas de órganos.

Referencia: Sekyu Choi, Bing Zhang, Sai Ma, Meryem Gonzalez-Celeiro, et al. «Corticosterone inhibits GAS6 to govern hair follicle stem-cell quiescence». Nature, 31 March 2021.

3 comentarios en “Los científicos descubren cómo el estrés causa la caída del cabello.”

Responder a Diego Cancelar respuesta

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.