Las hormigas detectan las células cancerosas a través del olor.

La detección del cáncer es un desafío importante para la salud pública, y los métodos actualmente disponibles para lograrlo, por ejemplo, las resonancias magnéticas y las mamografías, suelen ser costosos e invasivos.

Se ha documentado ampliamente que algunos perros son capaces de olfatear el cáncer en humanos. Sin embargo, ahora, un equipo de investigadores ha descubierto el mismo sentido del olfato en las hormigas. 

En esta investigación, los científicos de la Université Sorbonne Paris Nord y la Universidad de Investigación PSL en Francia, utilizaron hormigas Formica fusca y las entrenaron a través de un sistema de recompensas. 

Minutos después de completar el entrenamiento, los científicos vieron que las hormigas podían diferenciar entre células humanas sanas y células humanas cancerosas.

Las células cancerosas son diferentes de las células normales y producen compuestos orgánicos volátiles (COV) que pueden actuar como biomarcadores para el diagnóstico de cáncer cuando se usa cromatografía de gases o sistemas olfativos artificiales.

Según el artículo de investigación publicado en iScience, los investigadores sometieron a 36 hormigas F. fusca individuales a tres ensayos de entrenamiento en los que se colocaron en una arena circular donde el olor de una muestra de células cancerosas humanas se asoció con una recompensa de solución azucarada.

Durante las pruebas, el tiempo que las hormigas necesitaron para encontrar la recompensa disminuyó, lo que indica que han sido entrenadas para detectar la presencia de células en función de su emisión de COV. 

El equipo probó la memoria de las hormigas con pruebas en las que no se ofrecieron recompensas. Vieron que las hormigas pasaban su tiempo cerca del olor al que estaban condicionadas para responder. 

Durante la investigación, no solo se descubrió que las hormigas pueden distinguir entre células cancerosas y no cancerosas, sino que también pueden distinguir entre dos tipos de células cancerosas.

Según el CNRS, los perros son buenos para olfatear el cáncer, pero el proceso de entrenamiento para hacerlos lo suficientemente capaces lleva bastante tiempo.

El corto tiempo de entrenamiento y el hecho de que las hormigas pueden reproducirse fácilmente hace que su uso como biodetectores de las células cancerosas sea más viable que entrenar a otros animales.

Los investigadores afirman que aún deben evaluar la eficacia de este método a través de ensayos clínicos en humanos, sin embargo, el estudio es el primero en mostrar el alto potencial de las hormigas, así como sus capacidades de aprendizaje rápido y al mismo tiempo eficiente.

Referencia: Baptiste piqueret, Brigitte Bourachot, Chloé Leroy, et al. «Ants detect cancer cells through volatile organic compounds». iScience, 08 March 2022.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Ir arriba

Suscríbase para recibir nuevos boletines, reseñas y todo lo que está en los titulares del  mundo de la ciencia.