Neurociencia

El síndrome del cadáver andante (síndrome de Cotard).

El síndrome de Cotard, también conocido como el síndrome del cadáver andante, es una afección neuropsiquiátrica en la que las personas desarrollan creencias falsas de que faltan partes de su cuerpo, están muriendo o no existen. 

El síndrome de Cotard es una condición relativamente rara que fue descrita por primera vez por el Dr. Jules Cotard en 1882 y solo existe 200 casos conocidos en todo el mundo.

Las personas con este síndrome a menudo se vuelven mucho menos sociales. A veces, pueden dejar de hablar en absoluto. Algunos escuchan voces que les dicen que están muertos o muriendo.

Otros pueden negarse a comer (porque, entre otras razones, no ven ningún sentido ya que están «muertos»). Algunos pueden intentar hacerse daño.

En un caso bien documentado de síndrome de Cotard informado en 2008, una mujer de 53 años fue ingresada en el hospital después de que su familia llamara al 911. Dijeron que la mujer creía que estaban muertos y olía a pescado podrido. También pidieron que los llevaran a una morgue porque querían estar con los muertos.

Esta afección generalmente existe en personas con depresión, esquizofrenia u otras enfermedades mentales y, a menudo, se asocia con la demencia (pérdida de memoria).

Los otros síntomas prominentes en un paciente con síndrome de Cotard son estado de ánimo deprimido (89% de los casos), ansiedad (65%), delirios de culpa (63%), delirios de inmortalidad (55%) y delirios hipocondríacos (58%).

Las opciones de tratamiento incluyen el uso de antidepresivos, estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos y terapia electroconvulsiva.

Mayor información: Sandeep Grover, Jitender Aneja, Sonali Mahajan and Sannidhya Varma. «Cotard’s syndrome: Two case reports and a brief review of literature». J Neurosci Rural Pract. Published: November, 2014.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario