Casos Clínicos

El misterioso caso del hombre que se emborrachaba con “alcohol” que producía su propio organismo.

Cuando un hombre en Carolina del Norte fue detenido bajo sospecha de conducir ebrio, la policía no le creyó cuando dijo que no había consumido alcohol.

El hombre, de 40 años en ese momento, se negó a someterse a una prueba de alcoholemia y fue llevado a un hospital, donde se encontró que su nivel inicial de alcohol en la sangre era del 0.2%, aproximadamente 2.5 veces el límite legal y el equivalente a consumir 10 bebidas. una hora. A pesar del hombre que juraba de arriba abajo que no había bebido nada, los médicos tampoco le creyeron.

Pero los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Richmond en Nueva York finalmente descubrieron que el hombre estaba diciendo la verdad. No estaba bebiendo cervezas o cócteles; en cambio, había levadura en su intestino que probablemente estaba convirtiendo los carbohidratos en la comida que comía en alcohol. En otras palabras, su cuerpo estaba preparando cerveza.

Los hallazgos se informaron en un estudio en BMJ Open Gastroenterology. El hombre, cuya identidad no ha sido revelada, tenía una condición médica rara vez diagnosticada llamada síndrome de auto-cervecería (ABS), también conocido como síndrome de fermentación intestinal.

El síndrome de fermentación intestinal ocurre cuando la levadura en el tracto gastrointestinal hace que el cuerpo convierta los carbohidratos ingeridos a través de los alimentos en alcohol. El proceso generalmente tiene lugar en el tracto gastrointestinal superior, que incluye el estómago y la primera parte del intestino delgado.

«Estos pacientes tienen exactamente las mismas implicaciones del alcoholismo: el olor, el aliento, la somnolencia, los cambios de la marcha», dijo a CNN Fahad Malik, autor principal del estudio y jefe de residentes de medicina interna de la Universidad de Alabama en Birmingham. «Se presentarán como alguien intoxicado por el alcohol, pero la única diferencia aquí es que estos pacientes pueden ser tratados con medicamentos antimicóticos».

Al hombre de 46 años que aparece en el informe del caso le llevó un tiempo darse cuenta de que algo se estaba gestando literalmente en sus entrañas. El problema comenzó después de haber recibido un curso de tres semanas de antibiótico cefalexina por una lesión grave en el pulgar. Una semana después de completar estos antibióticos, comenzó a experimentar cambios de personalidad, incluyendo depresión, «niebla cerebral» y comportamiento agresivo. 

Incluso dejó de recibir medicamentos antidepresivos para tratar estos nuevos síntomas. Más tarde, fue arrestado por un supuesto DWI (conducir en estado de ebriedad) a pesar de que había negado haber bebido alcohol. Durante la hospitalización posterior, las pruebas encontraron que su nivel de alcohol en la sangre era de 200 mg / dL. Bastante alto por no haber bebido alcohol.

Finalmente, su tía lo persuadió para que usara un alcoholímetro para registrar sus niveles de alcohol y visitar a un médico en Ohio que había tratado lo que parecía un caso similar. Resultó que su DWI se debía a que conducía con intestinos o conducía con algo en sus intestinos. 

El algo era Saccharomyces cerevisiae, también conocido como levadura de cerveza y S. boulardii. El médico le dio una comida de carbohidratos y siguió sus niveles de alcohol en la sangre, descubriendo que alcanzaron 57 mg / dL después de ocho horas. En la levadura, el médico había encontrado al culpable. El hombre aparentemente tenía ABS.

El tratamiento prescrito fue un curso de medicamentos antimicóticos para matar la levadura y luego instrucciones para adherirse a una estricta dieta libre de carbohidratos. A pesar de este enfoque, los brotes de síntomas de embriaguez continuaron. Eso lo llevó al Centro Médico de la Universidad de Richmond, donde se basaron los autores del informe del caso (Fahad Malik, Prasanna Wickremesinghe y Jessie Saverimuttu). 

Las pruebas revelaron nuevos tipos de hongos en sus intestinos: Candida albicans y C. parapsilosis. Luego, los médicos le dieron otros tipos de medicamentos antifúngicos que parecían deshacerse de estos hongos y lo colocaron en un probiótico (Lactobacillus acidophilus) gradualmente con el tiempo reintroduciendo carbohidratos en su dieta. Un año y medio después, no parecía haber más problemas.

“Todos tenemos los hongos en nuestro organismo que generan esta condición, pero hace falta más conocimiento sobre qué causa el crecimiento anormal de estos organismos”, dice Cordell, que por último señala el estigma que existe en cuanto al diagnóstico por la incredulidad de los doctores y la falta de confianza que en los pacientes genera.

Mayor información: Fahad Malik, Prasanna Wickremesinghe and Jessie Saverimuttu. «Case report and literature review of auto-brewery syndrome: probably an underdiagnosed medical condition». BMJ Journal of Gastroenterology, Published: October 2019.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario