Salud-Bienestar

Desarrollan una mascarilla facial reutilizable y esterilizable.

Investigadores del MIT y del Hospital Brigham and Women’s han diseñado una nueva máscara facial que creen que podría detener las partículas virales con la misma eficacia que las máscaras N95. A diferencia de las máscaras N95, las nuevas máscaras fueron diseñadas para esterilizarse fácilmente y usarse muchas veces.

A medida que el número de nuevos casos de Covid-19 continúa aumentando, todavía existe una necesidad urgente de máscaras N95 para los trabajadores de la salud y otros. La nueva máscara está hecha de caucho de silicona duradero y puede fabricarse mediante moldeo por inyección, que se usa ampliamente en fábricas de todo el mundo. La máscara también incluye un filtro N95, pero requiere mucho menos material N95 que una máscara N95 tradicional. 

«Una de las cosas clave que reconocimos al principio fue que, para ayudar a satisfacer la demanda, necesitábamos realmente restringirnos a métodos que pudieran escalar», dice Giovanni Traverso, profesor asistente de ingeniería mecánica y gastroenterólogo del MIT en Brigham y Hospital de mujeres. «También queríamos maximizar la reutilización del sistema, y ​​queríamos sistemas que pudieran esterilizarse de muchas maneras diferentes».

El equipo ahora está trabajando en una segunda versión de la máscara, basada en los comentarios de los trabajadores de la salud, y está trabajando para establecer una empresa que apoye la producción a mayor escala y busque la aprobación de la FDA y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

Sistema moldeado por inyección, esterilizable en autoclave, escalable y conformable (iMASC) para protección a base de aerosol. (A) Imágenes frontales y (B) laterales del sistema iMASC. (C) Flujo de trabajo para la esterilización y reutilización del sistema iMASC.

Esterilización fácil

El equipo de MIT / BWH se propuso diseñar una máscara que pudiera esterilizarse y reutilizarse de forma segura muchas veces. Deciden sobre el caucho de silicona, el material que entra en las bandejas de silicona para hornear, entre otros productos, porque es muy duradero. El caucho de silicona líquido se puede moldear fácilmente en cualquier forma mediante moldeo por inyección, un proceso altamente automatizado que genera productos rápidamente.

Las máscaras se basan en la forma del estilo 3M 1860 de las máscaras N95, el tipo que se usa normalmente en Brigham and Women’s Hospital. La mayor parte de la máscara está hecha de caucho de silicona, y también hay espacio para uno o dos filtros N95. Esos filtros están diseñados para ser reemplazados después de cada uso, mientras que el resto de la máscara puede esterilizarse y reutilizarse.

«Con este diseño, los filtros pueden introducirse y luego desecharse después de su uso, y está tirando mucho menos material que una máscara N95», dice Wentworth.

Los investigadores probaron varios métodos de esterilización diferentes en las máscaras de silicona, incluyendo pasarlos por un autoclave (esterilizador de vapor), ponerlos en un horno y sumergirlos en lejía y alcohol isopropílico. Descubrieron que después de la esterilización, el material de silicona no estaba dañado.

Prueba de ajuste

Para evaluar la comodidad y el ajuste de las máscaras, los investigadores reclutaron a unos 20 trabajadores de la salud del departamento de emergencias y una clínica de oncología en el Hospital Brigham and Women’s. Hicieron que cada uno de los sujetos realizara la prueba de ajuste estándar que exige la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) para las máscaras N95. 

Durante esta prueba, el sujeto se pone la máscara y luego realiza una serie de movimientos para ver si la máscara permanece en su lugar. Se rocía una solución de azúcar nebulizada en la habitación, y si el sujeto puede saborearla u olerla, significa que la máscara no está bien ajustada.

Los 20 sujetos pasaron la prueba de ajuste e informaron que pudieron insertar y quitar con éxito el filtro N95. Cuando se les preguntó su preferencia entre la nueva máscara, una máscara típica N95 y una máscara quirúrgica estándar, la mayoría dijo que no tenía preferencia o prefirió la nueva máscara de silicona, dice Byrne. También le dieron a la nueva máscara altas calificaciones de ajuste y transpirabilidad.

Los investigadores ahora están trabajando en una segunda versión de la máscara, que esperan que sea más cómoda y duradera. También planean hacer pruebas de laboratorio adicionales que miden la capacidad de las máscaras para filtrar partículas virales.

Mayor información: James D Byrne, Adam J Wentworth, Peter R Chai, et al. «Injection Molded Autoclavable, Scalable, Conformable (iMASC) system for aerosol-based protection: a prospective single-arm feasibility study». BMJ Open, Published: 15 June 2020.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario