Ecología

Captan ciempiés gigantes devorando miles de aves marinas.

En una pequeña Isla Phillip, parte del grupo de islas Norfolk del Pacífico Sur, la población de ciempiés (Cormocephalus coynei) puede matar y comer hasta 3.700 polluelos de aves marinas cada año.

Esta criatura es endémica de la Isla Phillip, tiene una dieta que consiste en una proporción inusualmente grande de animales vertebrados, incluidos polluelos de aves marinas.

Como grandes depredadores, las aves marinas suelen situarse en la parte superior de la cadena alimenticia. Pero un estudio, publicado en The American Naturalist, demuestra que no siempre es así.

El ciempiés de la Isla Phillip puede alcanzar los 30 centímetros de largo y está armado con un potente veneno encerrado en sus dos apéndices en forma de pinza llamados «forcípulas», que utiliza para inmovilizar sus presas. 

El cuerpo de la criatura está protegido por placas acorazadas en forma de escudo que recubren cada uno de los numerosos segmentos que componen su enorme longitud.

Estos artrópodos son estrictamente nocturnos y cazan en las noches cálidas y húmedas a través de la espesa hojarasca. Y para llegar hasta sus presas, utilizan sus dos antenas ultrasensibles.

Al observar a los ciempiés mientras cazan y al analizar muestras de tejido tomadas de sus fauces y los restos de sus víctimas, los investigadores estimaron que los ciempiés consumen aproximadamente de 2.109 a 3.724 polluelos de petreles cada año. 

Hasta hace unas pocas décadas, el ciempiés de la Isla Phillip era muy raro. De hecho, solo se describió formalmente como especie en 1984.

La rareza de la especie en ese entonces probablemente se debió a hábitats severamente degradados causados ​​por cerdos, cabras y conejos introducidos por humanos en la isla.

La eliminación de estas especies introducidas permitió que los petreles de alas negras colonizaran. Desde entonces, su población se ha disparado y ahora son las más abundantes de las 13 especies de aves marinas que se reproducen en la Isla Phillip.

Las aves proporcionan una fuente de alimento de alta calidad para el ciempiés y, por lo tanto, es probable que hayan ayudado a la población de ciempiés a recuperarse.

La depredación de los petreles de alas negras por los ciempiés es una relación depredador-presa completamente natural. Al atacar a los vertebrados, los ciempiés atrapan los nutrientes traídos del océano por las aves marinas y los distribuyen por toda la isla.

Mayor información: Luke R. Halpin, Daniel I. Terrington, Holly P. Jones, et al. «Arthropod Predation of Vertebrates Structures Trophic Dynamics in Island Ecosystems». The American Naturalist. Published: 03 August 2021.

Suscríbete a Comunidad Biológica

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit
Share on LinkedIn
Linkedin

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario